El Suero de Reanimación

Objeto de poder: suero de reanimación

La frontera entre la vida y la muerte ha sido explorada por los sabios y científicos desde hace siglos, determinar que es lo que diferencia un cuerpo vivo de un cuerpo muerto, entender el proceso e incluso revertirlo. Para algunos, sin embargo, este interés devino en obsesión y quizás en locura, dando lugar al horror conocido como Suero de Reanimación. Aquí dejaremos de lado los actos de necromancia relacionados únicamente con creencias mágicas y nos internaremos en aquellos desarrollos que han buscado conseguir este efecto con medios científicos (si bien como se apreciará en los estadios iniciales es difícil distinguir categóricamente ambos conceptos)

Quizás el primer intento con cierto éxito sea la del científico suizo Victor Frankenstein* (1772-¿?) que a finales del siglo XVIII afirmó haber reanimado exitosamente un cuerpo muerto utilizando una combinación de métodos puramente científicos y otros que sólo podemos calificar como alquímicos. Parte de los diarios de Victor sobrevivieron al desastre posterior y sirvieron como base para que otros investigadores, incluyendo sus propios descendientes, llevaran a cabo nuevos experimentos. Sin embargo una parte fundamental del proceso debió perderse con la parte destruida de los diarios, ya que, al contrario que la criatura original (a la que podemos llamar Adam para distinguirla), las reanimadas por otros sufrían normalmente de una grave merma de sus capacidades intelectuales. El destino final de Adam es confuso, aunque hay declaraciones que sitúan su muerte en el Polo Norte cerca de principios del siglo XIX otros testimonios lo sitúan en lugares diversos entre esa fecha y 1909, es posible que aún siga viva en la actualidad y sin duda lo hacen varias de las criaturas creadas por sus imitadores.

  • Algunos indicios parecen indicar que este no fuera su verdadero apellido, si no un seudónimo para evitar avergonzar a su familia. En ese caso es posible que lo adoptara como referencia a Conrad Dippel, nacido en un castillo llamado Frankenstein. Este teólogo, médico y alquimista que según la creencia popular llevó a cabo diversos experimentos sobre este tema que quizás sirvieron como base para los estudios de Víctor.

Pero fue el Doctor Herbert West (1880-192o), es posible que consultara la copia parcial de los diarios de Frankenstein conservada en la universidad Miskatonic, quien perfecciono el fluido de reanimación que constituye el interés principal de este, nuestro artículo. Se desconoce las causas que llevaron a este genial, aunque obsesivo, estudiante de medicina a interesarse por tan siniestra materia pero lo cierto es que se convirtió en la obsesión de su vida. Sus experimentos demostraron la necesidad de que transcurriera el menor tiempo posible entre la defunción y la aplicación del suero, debido al deterioro de las células cerebrales. Además también demostraron que su versión de la fórmula debía ser ajustada cuidadosamente a la química corporal de cada individuo. Los cuerpos reanimados, aunque mostraban generalmente graves deterioros intelectuales, también poseían una vitalidad preternatural, siendo capaces de seguir viviendo aún con varias heridas de bala o amputaciones. La desaparición del doctor West en 1920, cuyos grotescos detalles no hemos podido confirmar, pareció dar por cerrada la historia por el momento.

El Suero de Reanimación

Cthulhu Pulp Adventure (Mas Allá de las Montañas de la Locura) Cthulhu_Pulp Cthulhu_Pulp